3 días en Lisboa y Sintra

Portugal

Día 2

Lisboa

El segundo día comenzó brevemente en Lisboa, con vistas desde nuestra habitación al Castillo de San Jorge. Habíamos dejado el coche cerca del Miradouro das Portas do Sol, y pudimos disfrutar desde allí de unas bonitas vistas del Monasterio de São Vicente de Fora y del barrio de la Alfama, cuyas enrevesadas y sinuosas calles desembocan en el estuario del Tajo.

viaje-lisboa66Castelo de São Jorge

viaje-lisboa37Alfama

viaje-lisboa38Alfama

viaje-lisboa39Monasterio de São Vicente de Fora

viaje-lisboa40Iglesia de Santa Luzia

Parque e Palácio Nacional da Pena (Sintra)

El paisaje cultural de Sintra fue, bajo ese nombre, declarado Patrimonio de la Humanidad en el año 1995, y la Unesco lo define en su página web como el primer centro importante de la arquitectura romántica europea. Aparte de su casco histórico, en el término municipal de la ciudad de Sintra se encuentran la Quinta da Regaleira, el Castelo dos Mouros y el Palácio Nacional da Pena. Este último, rodeado de un inmenso parque en el cual conviven especies vegetales de todo el mundo, es el monumento más visitado de Portugal, y es por ello que se convirtió en nuestra primera parada aquel día que en principio íbamos a dedicarle a esta ciudad.

viaje-lisboa41Entrada al Palacio da Pena y a su parque

Nosotros llegamos justo antes de la apertura del parque, y ya estaba el aparcamiento medio lleno y había bastante cola… Al ver que todo el mundo iba directo al palacio, decidimos tomar el camino contrario y ver al menos los jardines tranquilamente. Fue una gran decisión, ya que pudimos disfrutar de un paseo entre las granjas, palacetes y miradores sin cruzarnos con nadie. El punto culminante (nunca mejor dicho) de aquella caminata fue la subida a la Cruz Alta, el lugar más alto de Sintra (el segundo es el propio palacio). Desde este mirador se tienen unas increíbles vistas del Palacio da Pena, pero eso si, la subida es algo dura.

viaje-lisboa42Parque del Palacio da Pena

viaje-lisboa43Uno de los palacetes del parque

viaje-lisboa44Formaciones rocosas en el parque

viaje-lisboa45Cruz Alta

viaje-lisboa46Vistas del Palacio da Pena desde la Cruz Alta

El Palacio da Pena es la máxima expresión que se puede encontrar en Sintra de esa arquitectura romántica que menciona la Unesco en su declaración. Comenzó a construirse en 1836 por orden del príncipe Fernando II de Portugal sobre las ruinas de un antiguo monasterio destruido durante el terremoto de 1755, y no tardó en convertirse en residencia de verano de la familia real. Lo más característico y valioso del palacio es su exterior, mezcolanza de muchos de los estilos que el historicismo puso de moda durante el siglo XIX. Y por si la amalgama de elementos neogóticos, neorrenacentistas y neoislámicos no fuese suficiente, el palacio está pintado con varios colores algo llamativos que completan su inconfundible conjunto.

La visita en temporada alta está bastante mal organizada, ya que no hay límite de plazas y llega un momento en que se pasa más tiempo esperando a que se mueva el de delante que andando… Además, no sé si fue por no poder disfrutar tranquilamente del palacio, pero el interior no nos gustó mucho. Con la notable excepción del claustro, no merece mucho la pena el tiempo que se pasa en las colas.

viaje-lisboa47El tritón

viaje-lisboa48Patio del palacio

viaje-lisboa49Patio del palacio (detalle)

viaje-lisboa50Claustro

viaje-lisboa51Vistas desde el palacio (al fondo se “ve” la Cruz Alta)

Alfama (Lisboa)

El resto del día lo pasamos en Lisboa paseando tranquilamente por la Alfama, uno de sus barrios más típicos y tradicionales. Su nombre proviene de la palabra árabe al-hamma (الحمّة, baños) y es la parte más antigua de Lisboa. Aquí se encuentran los principales monumentos del centro de Lisboa: el Castillo de San Jorge, la Catedral, el Monasterio de San Vicente de Fora, y el Panteón Nacional. Por desgracia, ni siquiera en temporada alta tenían ganas de trabajar mucho y todos cerraban sobre las 5 de la tarde, por lo que nos tuvimos que contentar con verlos por fuera.

viaje-lisboa52Uno de los muchos transatlánticos que atracan en el puerto de Lisboa

viaje-lisboa53Iglesia de Santa Lucía

viaje-lisboa54Una de las calles de la Alfama

viaje-lisboa55Monasterio de São Vicente de Fora

viaje-lisboa56Panteón Nacional

Lo que sí que estaba abierto era la Parroquia de Todos los Santos, perteneciente a la Iglesia Ortodoxa Rusa, un lugar muy bonito y acogedor. Cuando volvíamos a la zona del castillo pasamos por la iglesia de Santa Lucía, justo entre dos de los miradores más famosos de Lisboa. Esta iglesia pertenece a la Soberana Orden de Malta (atención a la bandera y al escudo, ambos con la cruz de San Juan), y me entró curiosidad por ver su interior, pero por desgracia también estaba cerrada.

viaje-lisboa58Iglesia ortodoxa rusa de Todos los Santos

viaje-lisboa57Iglesia ortodoxa rusa de Todos los Santos

viaje-lisboa59Catedral de Lisboa

viaje-lisboa61Iglesia de Santa Lucía

Justo al lado del castillo aprovechamos para descansar y acabar el día probando una de las cervezas autóctonas de la región, algo que no debería faltar en ningún viaje. En este caso, la que encontramos se llama 8ª Colina y se produce en la propia Lisboa (más concretamente en el barrio de Graça). Muy cerca de allí, encontramos un rincón algo apartado en el que había varias parejas esperando para ver el atardecer. Parecía una especie de galería de arte al aire libre rodeada de ruinas, y en ella me llamó mucho la atención un monigote rodeado de billetes y autocarros preguntándose: “¿Dónde estás, mi Lisboa?”.

viaje-lisboa62Cervezas ‘8ª Colina’

viaje-lisboa63

viaje-lisboa64

viaje-lisboa65

4 Comments

  1. Wow, se ve increíble, y esa foto es muy buena

    https://danielasoriano.com/

  2. Muy buena entrada. Lisboa es una ciudad muy bonita que merece la pena visitar varias veces, pero seguramente tienes razón en que en verano no sea la mejor época. Sintra y Cascais también tienen muchas cosas que ver y la parte de la costa también. Me han entrado ganas de ir otra vez.

Escribe un comentario