Estados Unidos

Mono Lake

Estados Unidos

mono-lake-12

Mono Lake, California

Mientras recorría California por la ruta federal US 395 camino del Parque Nacional de Yosemite, paré en una diminuta gasolinera a llenar el depósito del coche. Cuando entré a pagar en aquella especie de cabaña reminiscete de alguna película de los 80, me llamó mucho la atención una fotografía que colgaba de una de las paredes de su interior. Por alguna razón, me recordaba a los paisajes extraterrestres que uno se imagina cuando lee novelas de ciencia ficción.

Le pregunté al dueño de la gasolinera que qué era aquello exactamente (que estuviese allí puesto solo podía significar dos cosas: o que aquel señor provenía de la región en la que se encontraba aquel lugar, y echaba de menos su tierra, o que ese paisaje tan surrealista se encontraba bien cerca). Por suerte para mi, se trataba de la segunda opción. El hombre me respondió bastante sorprendido de mi ignorancia que se trataba de un gigantesco lago situado justo antes de una de las múltiples entradas a Yosemite. Ese acceso, conocido como Tioga Pass, era precisamente el que yo había elegido para aquél día.

El lago en cuestión, llamado Mono Lake, ocupa unas 20.000 ha (aprox. un tercio de la ciudad de Madrid), una superficie total nada desdeñable. Su nombre proviene de los indios Monachi, una tribu que vivía en los alrededores de la cercana Sierra Nevada), y se formó hace unos 760.000 años como principal sumidero de una cuenca endorreica (área en la que el agua de las lluvias y los ríos no tiene salida al mar).

Leer más (...)

Point Bonita Lighthouse

Estados Unidos

point-bonita-lighthouse31

Point Bonita Lighthouse, el faro que vigila la Bahía de San Francisco

Una de las principales diferencias entre los dos grandes litorales de Estados Unidos es el emplazamiento de sus faros. Mientras que en la Costa Este la mayoría son altos y/o se encuentran en posiciones elevadas, la constante niebla hace que esta disposición no sea eficiente en las playas y acantilados de los estados de California, Oregón y Washington. El mejor ejemplo de esta peculiaridad lo encontramos en la Bahía de San Francisco, lugar famoso donde los haya por desaparecer cada mañana entre la densa bruma proveniente del Pacífico.

En una localización inigualable con vistas al Puente Golden Gate se alza tímidamente el pequeño faro de Point Bonita, que a base de sucesivas reestructuraciones terminó en el punto más bajo del cabo que le da nombre. Una de las características que hacen especial a este faro es que, directamente, no se ve, es prácticamente imposible avistarlo desde la costa en la que se encuentra. Una gigantesca roca atravesada únicamente por un estrecho túnel de 40 metros excavado a mano hace que su existencia sea inimaginable desde las carreteras del llamado Promontorio de Marin. Para complicarlo más aún, el túnel solo se abre tres horas al día tres días a la semana: sábado, domingo y lunes de 12'30 a 15'30.

Leer más (...)

Nantucket

Estados Unidos

nantucket-00

Nantucket, la isla de los balleneros

“Nada más ocurrió en la travesía digno de mencionarse, así que después de un hermoso viaje, llegamos sanos y salvos a Nantucket. ¡Nantucket! Sacad el mapa y miradlo. Mirad qué auténtico rincón del mundo ocupa: cómo está ahí, lejos, en altamar, más solitario que el faro de Eddystone. Miradlo: una mera colina y un codo de arena; todo playa, sin respaldo. [...] ¿Cómo sorprenderse, entonces, de que los de Nantucket, nacidos en una playa, se hagan a la mar para ganarse la vida? Primero buscaban cangrejos y quahogs en la arena; volviéndose más atrevidos, se metieron por el agua con redes a pescar caballa; más expertos, partieron en barcos a capturar bacalaos; y por fin, lanzando una armada de grandes barcos por el mar, exploraron este acuático mundo, pusieron un incesante cinturón de circunnavegaciones en torno de él, se asomaron al estrecho de Behring, y en todas las épocas y océanos, declararon guerra perpetua a la más poderosa masa animada que ha sobrevivido el Diluvio, la más monstruosa y la más montañosa; ese himalayano mastodonte de agua salada, revestido de tal portento de poder inconsciente, que sus mismos pánicos han de temerse más que sus más valientes y malignos asaltos.”

Así describía el novelista estadounidense Herman Melville la pequeña isla de Nantucket en uno de los primeros capítulos de su magnum opus: Moby Dick. Lo más curioso es que el bueno de Melville no llegó a visitar Nantucket hasta dos semanas después de ver publicada su obra, y es por este hecho que se le considera el primer turista de la isla.

En el verano de 2007 leí aquella magnífica aventura, y me fascinó tanto que me prometí visitar algún día la tierra de la que parte para nunca volver el monomaníaco Capitán Ahab. El pasado agosto, ocho años después, pude cumplir al fin aquel sueño.

Leer más (...)

Menu Title
%d bloggers like this: