Tōkyō

Sengaku-ji Tōkyō

Japón

sengaku-ji00

Sengaku-ji y la leyenda de los 47 rōnin

La venganza de los 47 rōnin, probablemente uno de los eventos más conocidos de la historia japonesa fuera de las fronteras de este país, tuvo lugar entre 1701 y 1703, época en la que Japón estaba gobernado por señores feudales o daimyō (大名). La repercursión de esta historia fue tal que desde entonces se han escrito miles de relatos y piezas teatrales que la narran (de forma más o menos fidedigna dependiendo del caso, véase la peli 47 ronin protagonizada por Keanu Reeves...) y el conjunto de toda esta obra es conocido como Chūshingura (忠臣蔵, el tesoro de los leales vasallos).

Cuenta la historia que Asano Naganori (浅野 長矩), señor feudal del dominio de Akō (赤穂), fue designado por el shōgun para entretener a los emisarios imperiales que visitarían el Castillo de Edo desde Kyōto. El maestro de ceremonias del castillo, llamado Kira Yoshihisa (吉良 義央), estaba muy acostumbrado a los sobornos y a los regalos, lo que entró en conflicto con la personalidad de Asano, firme seguidor del confucianismo y poco acostumbrado a los favoritismos de la corte.

Leer más (...)

Sensō-ji Tōkyō

Japón

senso-ji-00

Sensō-ji, el templo budista más antiguo de Tōkyō

Durante siglos Sensō-ji fue el epicentro del desarrollo cultural de la antigua ciudad de Edo, la actual Tōkyō,y hoy en día constituye un excelente enclave del Japón más tradicional dentro de una de las ciudades más modernas y tecnológicas del mundo. Para mi fue un antes y un después en aquel viaje y uno de mis destinos soñados. Fue a Tōkyō lo que Fushimi Inari fue a Kyōto. Pero antes de entrar en él hablemos de Asakusa, su ubicación.

Leer más (...)

8 días en Japón

Japón

Japón 2015

8 días en Japón | 28 de marzo - 5 de abril, 2015


He perdido la cuenta ya de la cantidad de gente que me ha dicho (antes y después de irme) que un viaje de ocho días a Japón es muy corto, que no merece la pena.

Si hubiese podido, está claro que me habría ido más tiempo. Dos semanas, un mes... ojalá. Pero uno no siempre tiene tantos días disponibles para irse de viaje, y el caso de Japón era ya algo personal. Por eso, me gustaría escribir mis diarios de viaje de aquella maravillosa semana que pasé en la tierra del Sol Naciente, para animar sobre todo a las personas que tampoco pueden irse durante tanto tiempo pero que, como yo, no pueden esperar más.

Yo elegí Semana Santa para ir, y así sólo tener que pedir tres días de vacaciones en el trabajo. Comprando el billete del vuelo con suficiente antelación, se puede encontrar a un precio bastante razonable (unos 500 o 600€ ida y vuelta).

Por si fuera poco, la suerte me sonrió y aquellos días coincidieron con el hanami (花見), el florecimiento de los cerezos. Y ahora, sin enrollarme mucho más, empiezo a narrar el viaje.

Bueno, un último detalle. Me gustaría agradecer a mi amiga Vero de Viajar Code: Verónica por toda su ayuda en la organización del viaje, antes y durante... Lugares como Dōtonbori en Ōsaka, Yanaka-reien en Tōkyō y Tetsugaku-no-michi en Kyōto se convirtieron en momento mágicos del viaje y los descubrí gracias a ella. También tuvo mucha paciencia con mis mil preguntas tipo: "Oye y el templo ese de las mil puertas naranjas dónde está? - Eso es Fushimi Inari, en Kyōto. No es un templo, es un santuario, y esas 'puertas' se llaman torii." Thx!

Leer más (...)

© Joaquín Ossorio Castillo

Menu Title