Oporto

Puente de Don Luis I (Oporto / Vila Nova de Gaia, Portugal)

Portugal

20080405 Porto 11 Ponte Dom Luís I 01 Puente de Don Luis I
Oporto, Portugal. 5 de abril de 2008

El penúltimo puente que atraviesa el río Duero antes de llegar a su desembocadura (hace tiempo hablé del último, el Puente de la Arrábida) es uno de los más espectaculares que he visto nunca: el Puente de Don Luis I.

Se puede decir con bastante seguridad que éste es el símbolo de Oporto: un puente de hierro con un gran arco que en su día se convirtió en la mayor construcción del mundo de este tipo.

Leer más (...)

· 1 comentario


Librería Lello e Irmão (Oporto, Portugal)

Portugal

20080407 Porto 02
Librería Lello e Irmão
Oporto, Portugal. 7 de abril de 2008

Recuerdo visitar junto a mi amiga la Srta. R esta librería, una de las más famosas y bonitas del mundo (no lo digo yo, es una opinión bastante generalizada), que se encuentra en la ciudad portuguesa de Oporto.

La Librería Lello y Hermano (en portugués: Livraria Lello e Irmão) abrió sus puertas en 1906 en el centro histórico de Oporto, con un edificio diseñado por el ingeniero Francisco Xavier Esteves y que sigue ciertas líneas neogóticas y modernistas.

Leer más (...)

Ponte da Arrábida Porto / Vila Nova de Gaia

Portugal

ponte-arrabida-00

El último puente que atraviesa el río Duero justo antes de llegar a su desembocadura en el Océano Atlántico es el Puente de la Arrábida, siendo uno de los varios puentes que unen las importantes ciudades portuguesas de Oporto y Vila Nova de Gaia. Fue completado en 1963, convirtiéndose en su momento en el más largo del mundo hecho de hormigón armado, con una longitud de 614,6 m y una anchura de 26,5 m. Su impresionante arco de 52m de altura eleva los coches a 70 m sobre el nivel del agua. Su responsable principal fue el ingeniero portugués Edgar Cardoso, que más tarde se encargaría del puente ferroviario de San Juan, también en Oporto. Contó con la colaboración de los también portugueses Inácio Peres Fernandes y José Francisco de Azevedo e Silva. Debido a los grandes desniveles que posee el terreno en el que se asienta la ciudad de Oporto, el puente se puede observar desde una infinidad de lugares. Concretamente las vistas que de él se tienen desde los Jardines del Palacio de Cristal son las que más me gustan.

Leer más (...)

© Joaquín Ossorio Castillo