Goldenes Dachl Innsbruck

Austria

Goldenes Dachl. Innsbruck, Austria

Tras años de batallas debidas en su mayor parte a deudas económicas, el condado de Tirol y el ducado de Baviera pidieron formalmente a Maximiliano I de Habsburgo, por aquel entonces rey de los romanos, que mediara de alguna forma en aquella contienda. Maximiliano descubrió que el germen de todo aquello estaba en la ausencia de leyes en el Tirol por aquella época, que la nobleza aprovechaba para abusar del pueblo y expropiarle sus bienes sin control. Ante semejante muestra de corrupción, este tomó control del Tirol y más tarde fue proclamado archiduque de Austria, acontecimiento ocurrido en el año 1493 y que acompañado de una exhaustiva reforma financiera puso fin a todos aquellos problemas. Para celebrar tan distinguido hecho así como la cercana boda de Maximiliano con Bianca María Sforza, su tercera esposa, se construyó un palco a la altura de las circunstancias desde el que la pareja pudiera disfrutar de todas las festividades que se celebrarían en su honor. Aquel palco, dotado de un tejado dorado, se terminaría convirtiendo con el paso de los años en el símbolo de Innsbruck, la capital del Tirol.

Leer más (...)

· 1 comentario


The Dark Hedges

Irlanda del Norte

The Dark Hedges, Irlanda del Norte

The Dark Hedges, nombre que podríamos traducir por algo así como los setos sombríos, es en realidad una avenida de hayas comunes —Fagus sylvatica— situada en una de las carreteras del interior de Irlanda del Norte. Estos árboles, cuyas entrelazadas ramas forman un escénico túnel, fueron plantados allí nada menos que en 1750 con el objetivo de hacer más dramática la entrada a la finca llamada Gracehill House, propiedad en aquella época de un tal James Stuart. Originalmente se plantaron 150 árboles, de los que se conservan a día de hoy unos 85. Este lugar se hizo famoso (y así lo descubrí yo) gracias a aparecer en el primer episodio de la segunda temporada de la popular serie Juego de Tronos, en donde hacía las veces del Camino Real (podéis ver el lugar en escena aquí).

Leer más (...)

· 4 comentarios


Kōtoku-in Kamakura

Japón

Kōtoku-in y el Gran Buda de Kamakura, Japón

Hace ya un tiempo, allá por el 2001, me compré un videojuego bélico español ambientado en la Segunda Guerra Mundial y titulado Commandos 2: Men of Courage. El juego contaba con diez misiones principales, y en una de ellas los protagonistas tenían que rescatar a un líder espiritual de las garras de un tirano japonés en una localidad recóndita de Birmania, todo ello con la ayuda de un batallón de gurjas. Aquella misión siempre fue mi favorita; por la inolvidable música de Mateo Pascual y sobre todo por la estética del lugar: una población oriental a orillas de un río y en cuyo centro se encontraba una gigantesca estatua de Buda. Mis conocimientos del continente asiático por aquella época eran mínimos —tampoco es que ahora sea un experto, pero bueno—, y no tenía ni idea de si aquello se acercaba a la realidad o no. Lo que sí recuerdo es pensar una y otra vez que, de existir un lugar así, me encantaría visitarlo algún día.

Leer más (...)

· 1 comentario


Ilha de Tavira

Portugal

Ilha de Tavira, Portugal

La isla arenosa de Tavira forma parte de la marisma salina conocida como Ria Formosa, uno de los parques naturales que se encuentran en el Algarve. Nosotros llegamos hasta ella buscando una playa conocida como Praia do Barril, y más concretamente el lugar más característico de la zona: un cementerio de anclas. La verdad es que no teníamos ni idea de que la mencionada playa estuviera en una isla en lugar de en tierra firme, así que imaginaos nuestra sorpresa cuando, al llegar a la pequeña aldea de Pedras d'El Rei y dejar el coche en el aparcamiento designado para Praia do Barril, lo que nos encontramos fue un puente que atravesaba una ría.

Leer más (...)

· 1 comentario


Vaduz

Liechtenstein

Vaduz, Liechtenstein

Si ponemos todas las capitales europeas en una lista ordenadas de menor a mayor población, la ciudad de Vaduz ocuparía el tercer lugar, ya que sus escasos 5.600 habitantes solo superan en número a los de la Ciudad del Vaticano y a los de San Marino. Tengo que reconocer que nos motivó más la curiosidad que un interés específico a la hora de visitar esta ciudad o, más bien, este país, pero conforme nos íbamos acercando vimos que aquel territorio no era tan minúsculo como pensábamos, y que además estaba rodeado de unas montañas tupidas por un bosque verde infinito en las que entraban ganas de perderse.

Leer más (...)

· 1 comentario


© Joaquín O.C.