Posts Tagged with Castillos

Predjamski grad

Francia

Castillo de Predjama, Eslovenia

Así me imaginaba yo el castillo al que el desdichado señor K. intentaba acceder una y otra vez en la inconclusa, frustrante y última novela del escritor austrohúngaro Franz Kafka. Así me lo imaginaba; imposiblemente encaramado a una roca, dominando una pequeña aldea, y con la inconfundible estética de la Europa oriental. Por eso, cuando llegué allí, no pude evitar recordar aquella historia como si la hubiese leído esa misma mañana. Una historia que, a día de hoy, sigo sin decidirme entre si me encantó o me horrorizó. Probablemente no sea capaz de decidirme nunca.

Pero ya hablaremos de Kafka en otra ocasión. De momento, hablemos de Predjama y su castillo. Se trata de un castillo renacentista construido en 1570, y ha permanecido en su aspecto original prácticamente desde entonces. Este se asienta en el interior de un acantilado de 123 m de altura, justo en la entrada del segundo sistema de cuevas mas extenso de Eslovenia (el primero y más famoso, el de Postojna, se encuentra a apenas 9 km de allí). Tanto en la fachada como en la puerta se puede ver el escudo de armas de la familia Cobenzl, propietarios del castillo allá por el siglo XVI y a los que les debemos su forma actual.

Leer más (...)

Château de La Bretesche

Francia

Castillo de La Bretesche, Francia

No se sabe muy bien de donde proviene el topónimo «Brestesche»; unas fuentes dicen que del latín vulgar «brittisca» (es decir, británica o bretona), y otras que del también latín «bretechia», que designaba a la parte de la fortaleza que permite defender su entrada. Lo que sí se sabe con seguridad es que en el lugar conocido como La Bretesche, muy cerca de la localidad francesa de Missillac, se construyó una fortaleza en el siglo XIV que pasaría a formar parte de la línea defensiva de la villa de La Roche Bernard, perteneciente por aquel entonces al ducado de Bretaña. Dicha fortaleza fue incendiada en 1793, durante la Revolución francesa, y restaurada a principios del s. XIX bajo diseño de Eugène Viollet-le-Duc, responsable también del restablecimiento de la célebre ciudadela de Carcasona.

Leer más (...)

Castillo de Zafra Campillo de Dueñas

España

castillo-zafra00

El castillo de Zafra, la Torre de la Alegría en Juego de Tronos

- “And now it begins.”
- “No, now it ends.”

El castillo de Zafra se alza imponente sobre uno de los múltiples afloramientos rocosos de la pintoresca Sierra de Caldereros, en la provincia de Guadalajara. Formó parte del Señorío de Molina desde su construcción en el siglo XII, y su emplazamiento lo convirtió en inexpugnable hasta el final de la Reconquista, momento en el que dejó de tener importancia estratégica y cayó en manos del olvido y del abandono. En la actualidad, el castillo es propiedad privada, y es gracias a las sucesivas restauraciones llevadas a cabo por sus dueños desde 1971 que aparenta estar tan bien conservado.

Este castillo, hasta hace poco desconocido, pasó mundialmente a la fama gracias a la serie Juego de Tronos, cuyos creadores lo convirtieron en escenario de una de las secuencias clave de la sexta temporada (podéis ver la escena aquí). Sobra comentar la repercusión mundial que esta serie está teniendo en el turismo desde que empezara a emitirse en abril de 2011, y es que prácticamente todos los posibles destinos que van apareciendo en ella se convierten al momento en lugares de culto para sus fans (que no son pocos, y entre los que por supuesto me incluyo). Yo mismo hice una ruta por Irlanda del Norte recorriendo todas las localizaciones de rodaje que pude, y también fui el principal causante del desvío que hicimos en nuestra última incursión a Francia para poder ver este castillo.

Leer más (...)

Schloss Lichtenstein Lichtenstein

Alemania

castillo-lichtenstein-00

El Castillo de Lichtenstein, un palacio de cuento en los Montes de Suabia

El Castillo de Lichtenstein, uno de los muchos palacios de la nobleza de Baden-Württemberg que pueblan los Alpes Suabos, se alza poderoso sobre el valle del río Echaz (no confundir Lichtenstein con Liechtenstein, diminuto estado localizado entre Suiza y Austria). De estilo neogótico e inspirado por la novela "Lichtenstein" obra de Wilhelm Hauff, fue construido por orden de Guillermo I de Urach entre 1839 y 1842 sobre los restos de una antigua fortaleza.

Aunque a día de hoy sigue siendo propiedad de los Duques de Urach, el castillo está abierto al público, y permite al visitante disfrutar de un magnífico ejemplo del movimiento historicista que tan de moda estuvo en el sudoeste de Alemania durante el siglo XIX. Se accede a él desde un curioso puente digno de las más arquetípicas historias de fantasía, y en sus terrenos, aparte de la barbacana, las murallas y el resto de edificios del complejo, hay un pequeño mirador desde el que poder contemplar cómo desafía al abismo al mismo tiempo que vigila la pequeña localidad de Honau.

Leer más (...)

Kyōto (1). Nijō-jō y Seimei-jinja

Japón

京都 KYŌTO - 二条城 Nijō-jō

Domingo, 29 de marzode 2015

Aquella primera noche en Japón no fue del todo bien. El jet lag y los nervios no me dejaron pegar ojo y a eso de las 6 de la mañana me fui a la ducha, harto de ver cómo pasaban las horas y el sueño no terminaba de vencerme... Rodrigo, mi compañero de viaje, pasó una noche similar, así que decidimos salir temprano y poner rumbo a nuestro primer objetivo: Nijō-jō (二条城, lit. Castillo de Nijō).

Un domingo a las 7 am las calles estaban desiertas, y no éramos muy conscientes aún de las dimensiones de esa gigantesca urbe llamada Kyōto (京都, lit. Ciudad Capital). Las primeras calles por las que caminamos estaban pobladas de edificios muy descuidados que apenas se vislumbraban entre un amasijo caótico de cables y farolas. Entre ellos aparecían de vez en cuando en los lugares más insospechados coloridas máquinas de refrescos, anuncios de mis series de animación favoritas, y algún que otro atisbo de arquitectura tradicional.

La sensación de que todo era tal y como me esperaba me acompañaría desde aquel momento y ya no me abandonaría hasta volver a España.

Los templos y santuarios no tardaron en aparecer, y cuando llegamos a Oike Dori ya nos habíamos cruzado con 3 o 4. Compramos algo de desayunar en un supermercado (¡cosas japonesas! ¡con letras en japonés! jajaja la emoción me invadía con cada mínimo detalle...) y llegamos por fin a las puertas del Castillo de Nijō.

Leer más (...)

© Joaquín Ossorio Castillo