Posts Tagged with Catedrales

Helsinki

Finlandia

Helsinki, Finlandia

Nunca había estado en Finlandia, así que bajé del avión con más ilusión, si cabe, de la habitual. Lo primero que me sorprendió fueron los letreros, escritos en finlandés y en inglés pero también en una tercera lengua con la que no era la primera vez que me cruzaba. Mi compañero en aquel viaje, que llevaba varios meses residiendo en el norte del país, me explicó que no solo el finlandés es lengua oficial allí; también lo es el sueco, debido a que un 5.3% de la población finlandesa lo tiene como lengua materna (la mayoría residentes en el archipiélago de Åland). Aún no había salido del aeropuerto y ya había aprendido algo nuevo, aquella excursión prometía. El aeropuerto al que llegué, por cierto, era el de Helsinki, en donde cogimos un tren que en apenas 15 m nos dejó en el centro de la capital finlandesa.

Helsinki fue fundada en el año 1550 por el rey Gustavo I de Suecia, con el objetivo de crear un asentamiento que pudiera rivalizar con Tallinn, ciudad situada al otro lado del mar Báltico y que por aquel entonces gozaba de gran poder gracias a formar parte de la Liga Hanseática. Y es que, en aquella época, el territorio que ahora ocupa Finlandia se encontraba bajo el dominio de Suecia, lo que duró desde el siglo XIII hasta 1809. En ese año, los rusos al mando del zar Alejandro I invadieron la zona y fundaron el Gran Ducado de Finlandia, precursor del estado finlandés que existe a día de hoy. Tres años después, en 1812, Helsinki sería proclamada capital de dicha región, y finalmente en 1829 la única universidad de Finlandia, sita en Turku, fue trasladada hasta aquí, consolidando así su importancia. Precisamente de esta época son la mayoría de edificios históricos de Helsinki, ya que durante la guerra entre Suecia y Rusia fue completamente devastada.

Leer más (...)

Trier

Alemania

trier-000

Trier (Tréveris), Alemania

La antigua ciudad romana de Augusta Treverorum debía su nombre a los tréveros, una tribu gala que habitaba el valle del Mosela y que fue subyugada por los romanos a finales del siglo I a.C. Con el tiempo, esta ciudad se convertiría en la capital de la prefectura del pretorio de las Galias, una de las cuatro subdivisiones principales del Imperio Romano. Con semejante pasado no es de extrañar que la actual ciudad alemana de Trier (o Tréveris, en castellano), posiblemente la más antigua del país y heredera geográfica y cultural de Augusta Treverorum, cuente con una riqueza monumental a la altura de su historia. Sin ir más lejos, sus vestigios romanos forman, junto a la Catedral de San Pedro y la Iglesia de Nuestra Señora, parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1986.

Trier estuvo a punto de ser mi hogar durante un año, cuando allá por el 2011 estaba decidiendo mi destino Erasmus. Aunque al final me decanté por la cercana Mons, en Bélgica, desde entonces toda la investigación previa que hice sobre la ciudad ha estado latente en algún sitio y las ganas de visitarla han sido constantes a lo largo de los años. De alguna forma, se me fue escapando a pesar de haber visitado la mayoría de núcleos urbanos de sus alrededores (Luxemburgo, Estrasburgo, Metz, Colonia...), pero en septiembre de 2018 pude por fin poner los pies en esta ciudad y descubrirla como se merece. En esta entrada me dispongo a contar mi experiencia por allí.

Leer más (...)

Béziers

Francia

beziers-00

Béziers, Francia

Béziers es una pequeña y antiquísima ciudad del sur de Francia cuya fundación se estima en el 575 a.C., lo que la convertiría en la segunda ciudad más antigua del país por detrás de Marsella. De naturaleza tranquila y provinciana, su escasa población de 70.000 habitantes apenas refleja la importancia que tuviera en tiempos pasados, ya sea durante el Imperio Romano como exportadora de vino blanco, durante el siglo VIII como el punto más al norte al que los musulmanes llegaron antes de su derrota frente a Carlos Martel, o ya en la Edad Media como baluarte de los cátaros, época en la que como parte de la cruzada albigense la iglesia de Roma acabó con la vida de todos sus moradores sin hacer distinción alguna entre herejes y cristianos.

Leer más (...)

Speyer

Alemania

catedral-espira02

La Catedral Imperial de Espira, la mayor catedral románica del mundo

Speyer, o Espira en castellano, es una pequeña localidad alemana de apenas unos 50,000 habitantes situada a orillas del Rin, dentro del estado federal de Renania-Palatinado. Entre sus calles se encuentra la mayor catedral románica que ha llegado a nuestros días: la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y San Esteban, una de las tres llamadas Catedrales Imperiales de Alemania junto a las de Mainz (Maguncia) y Worms.

Los orígenes de su construcción se remontan al año 1030, cuando el por aquel entonces emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Conrado II, mandó edificar una catedral en Espira en un claro intento de muestra de poder ante el Papa de Roma (solo le ganaría en dimensiones la Abadía de Cluny, destruida durante la Revolución Francesa). Su impresionante planta está compuesta por tres naves, cuatro torres y dos cúpulas, y es un indudable exponente de la simetría y el equilibrio tan característicos de las construcciones de la región de Renania.

Leer más (...)

Down Cathedral Downpatrick

Irlanda del Norte

down-cathedral00

La Catedral de Downpatrick y la tumba de San Patricio

In Down, three saints one grave do fill Patrick, Brigid and Columcille
―Rima tradicional irlandesa

La ciudad norirlandesa de Downpatrick, situada unos 33 km al sur de Belfast, es conocida en gaélico irlandés como Dún Pádraig, que significa literalmente 'fortaleza de Patricio'. Para entender la historia detrás de este nombre hay que remontarse al siglo V, cuando el misionero al que conocemos hoy en día como San Patricio viajó a la isla de Irlanda con el propósito de evangelizarla.

Se cree que San Patricio, natural de la Britannia, fue secuestrado en su juventud por unos piratas irlandeses que lo tuvieron esclavizado durante seis años. De alguna forma, consiguió escapar en un barco y volver a su casa al sur de Gran Bretaña, que por aquel entonces formaba parte del ya cristianizado Imperio Romano. Tras varios años en su hogar natal y motivado por un sueño en el que se le entregaba una carta titulada El Llanto de los Irlandeses, decidió volver a la isla esmeralda para convertirla al cristianismo.

Allá por el 432 San Patricio llegó a Wicklow, en la costa este de Irlanda, y desde ese momento dedicó su vida a la cristianización de la isla. Tras casi treinta años empleado en su labor, fundando iglesias y ordenando innumerables obispos, San Patricio murió en una carretera de camino a la pequeña localidad de Saul. La fecha de su muerte, el 17 de marzo del año 461, es celebrada actualmente en su nombre todos los años, una fiesta que ha trascendido su importancia religiosa y cultural y que ha pasado a ser una celebración de Irlanda en sí misma.

Leer más (...)

© Joaquín Ossorio Castillo