Posts Tagged with Construcciones de la Antigua Roma

Reims. Puerta de Marte

Francia

REIMS - Porte de Mars
Puerta de Marte
Reims, Francia. 4 de agosto de 2012

La Puerta de Marte es el único arco superviviente de entre los que formaban parte de la muralla que rodeaba a la ciudad romana de Durocortorum, la actual ciudad francesa de Reims.

Leer más (...)

· 1 comentario


Saintes. Arco de Germánico

Francia

SAINTES - Arc de Germanicus / Cathédrale Saint-Pierre
Arco de Germánico y Catedral de San Pedro
Saintes, Francia. 3 de agosto de 2012

Hace tiempo hablé de los orígenes romanos de Saintes y su anfiteatro galo-romano. Hoy voy a hablar del otro monumento que queda todavía en la ciudad testigo de ese pasado: el Arco de Germánico.

Se construyó entre los años 18 y 19 d.C. para formar parte de la ruta Lugdunum - Mediolanum Santonum (actualmente: Lyon - Saintes) justo cuando ésta llegaba al río Charente, y fue posible gracias a que un ciudadano rico llamado Cayo Julio Rufo lo subvencionó. El arco está dedicado a Tiberio (emperador romano desde el 14 al 37 d.C.) y a sus sobrinos Druso y Germánico.

Leer más (...)

Saintes. Anfiteatro galo-romano

Francia

SAINTES - Amphithéâtre gallo-romain / Basilique Saint-Eutrope
Anfiteatro galo-romano
Saintes, Francia. 3 de agosto de 2012

A orillas del río Charente, en Francia, fundaron los romanos hace más de dos mil años la ciudad de Mediolanum Santonum. La moderna ciudad de Saintes se sitúa ahora en este emplazamiento y, aunque pocos testigos quedan de su pasado galo-romano, el anfiteatro es uno de ellos.

Construido ente los años 40 y 50 d.C. bajo el reinado del emperador Claudio, este anfiteatro es el mejor conservado de todos los edificados en la Galia romana, y se cree que podía dar asiento a más de 15,000 personas (prácticamente la totalidad de la población en aquella época).

A medida que el Imperio Romano fue cayendo, la ciudad de Saintes perdió importancia y el anfiteatro terminó quedando a las afueras de la población. En la Edad Media empezó a usarse como cantera y se le quedó el aspecto que ha llegado a nuestros días.

Leer más (...)

© Joaquín Ossorio Castillo