Posts Tagged with Osarios

Guéhenno

Francia

Guéhenno, Francia

En el interior de la Baja Bretaña se manifiesta un patrón de arquitectura religiosa conocido como recinto parroquial, o enclos paroissial en francés. Estos complejos suelen estar compuestos por una iglesia, el cementerio adyacente, un osario, y el denominado calvario (una versión algo más recargada de los cruceiros que pueblan los caminos de Galicia). En algunos casos, pero no en todos, el conjunto suele estar encerrado dentro un muro al que se ha dotado de un arco triunfal que sirve de acceso. De ahí el nombre de enclos (lit. cercado o vallado).

De todos estos calvarios, siete son los considerados monumentales, que se encuentran respectivamente en las localidades de Saint-Jean-Trolimon, Pleyben, Plougastel-Daoulas, Guimiliau, Saint-Thégonnec, Plougonven y Guéhenno. Tuve la oportunidad de visitar los seis primeros, situados en el departamento de Finistère, como parte de un viaje a Bretaña y Normandía que hicimos en el año 2009. El séptimo, el de Guéhenno, es el que más al este se encuentra, en el departamento de Morbihan (muy cerca de Josselin), y lo visitamos por fin en nuestro regreso a Bretaña nueve años después. Faltaba poco para el atardecer cuando llegamos a esta localidad de apenas 800 habitantes, cuyas residencias se hallan dispuestas alrededor de la iglesia de San Pedro y San Juan Bautista.

Leer más (...)

Capela dos Ossos Évora

Portugal

capela-dos-ossos-00

La Capilla de los Huesos, el rincón más macabro de Évora

"Nós ossos que aqui estamos pelos vossos esperamos."
―Inscripción en la entrada de la Capilla de los Huesos

Adyacente a la Igreja de São Francisco en la ciudad alentejana de Évora, nos encontramos con un pequeño callejón que habría pasado completamente inadvertido a nuestros ojos si no fuera porque todas las indicaciones parecían llevar hasta él. Al atravesarlo y dejar a un lado lo que queda de un antiguo claustro, llegamos a una sala decorada con esos elaborados azulejos tan típicos de Portugal. En el centro, un altar intenta sin éxito desviar nuestra atención de la puerta que tras él se oculta. Desde lo alto de ésta, nos da la bienvenida una curiosa inscripción que logramos traducir por algo así como: "Nosotros, los huesos que aquí estamos, por los vuestros esperamos" (!).

Leer más (...)

· 1 comentario


© Joaquín Ossorio Castillo