Mis primeros pasos por Irlanda del Norte

Reino Unido Irlanda del Norte

DERRY

Jueves, 30 de abril de 2015

Salí del trabajo aquel día a la hora de siempre, y me fui directo al Aeropuerto de Lavacolla con la intención de coger el avión de Aer Lingus con destino Dublín que había comprado meses atrás. Mientras, aquella canción de The Dubliners resonaba en mi cabeza una y otra vez… Resquicios de aquel viaje a Irlanda que tanto me marcó en febrero de 2010.

In Dublin’ next arrived, I thought it such a pity
To be so soon deprived a view of that fine city
Then I took a stroll all among the quality
Bundle it was stolen in that neat locality

Something crossed me mind when I looked behind
No bundle could I find upon me stick a wobblin’
Crying after the rogue, they said me Connaught brogue
It wasn’t much in vogue on the rocky road to Dublin’

One, two, three, four, five…

SANTIAGO DE COMPOSTELA - Aeroporto de Lavacolla
Aeropuerto de Santiago de Compostela

Pero no iba a Dublín. Ni siquiera iba a la República de Irlanda. En esta ocasión tocaba visitar un país diferente, un país nuevo, uno de los cuatro que constituyen el llamado Reino Unido: Irlanda del Norte.

Dublin Airport

La llegada al aeropuerto de Dublín es inconfundible, con sus millones de aviones de Aer Lingus y todos los letreros con letras verdes.

Había reservado el coche con Budget en el Aeropuerto de Dublín, y era mi primera vez con ellos (posiblemente también la última). Me intentaron convencer de que en el Reino Unido la gasolina era mucho más cara que el diesel y que me saldría rentable pagar el suplemento por el motor diesel, pero yo me había informado con anterioridad y en Irlanda del Norte el diesel vale lo mismo que la gasolina, o incluso más. Menos mal que no caí… De vergüenza.

DUBLIN - Dublin Airport

Pero no quedó ahí la cosa. Acostumbrado a depósitos de 300 o 400€, no contaba con que estos señores iban a retener de mi tarjeta de crédito una cantidad desmesurada (más de 1500€), y cuando vieron que no tenía suficiente me obligaron a poner el coche a todo riesgo (con el consiguiente incremento desorbitado en la factura…). Ahí empezaron los problemas, porque mi tarjeta quedó bloqueada y no pude sacar dinero del cajero (?).

DUBLIN - Dublin Airport

Y al no poder sacar dinero, recurrí a cambiar por £ los € que llevaba encima por si pasaba algo así. ¡Pero sorpresa! Las oficinas de cambio del aeropuerto estaban cerradas… (Eran las 5 de la tarde, tiene delito…) Entonces pensé: “Vale, me la juego, me voy a Derry en el coche y si ni allí consigo sacar dinero pues me piro a Irlanda, que está al lado, y sobrevivio como pueda con los € que llevo encima hasta que se solucione…”. Podría ser peor…

DUBLIN - Dublin Airport

El camino de unas 3h en coche se me hizo algo largo, ya que estaba deseando llegar y solucionar el tema económico. Seguí a rajatabla las instrucciones del GPS y recuerdo quedar desconcertado al atravesar durante unos minutos el Reino Unido para luego volver por Irlanda… Luego pude comprobar en el mapa que aquella anormalidad en el recorrido no era más que la aldea de Cullaville.

Otra de las cosas que mejor recuerdo de aquel viaje fueron los valles, o glens, que inundan el interior de Irlanda del Norte. La carretera es muy sinuosa y está llena de pequeños montículos tras los cuales no tienes ni idea de lo que te vas a encontrar. Aunque las señales de tráfico digan que el límite es de 60 millas por hora (unos 92 km/h), cuando vas a más de 75 km/h ya parece aquello el Rally de los Mil Lagos y empieza a dar bastante respeto… Mejor conducir de forma prudente.

Me atardeció por el camino llegando a Derry y fue uno de los más bonitos que he visto nunca (la foto es un poco mierder, lo sé… no refleja para nada lo que ví).

Derry

Derry

Una vez en Derry, el dueño del hostel me llamó y me preguntó en un perfecto castellano con acento argentino si me quedaba mucho, que él tenía que irse… Justo en ese momento estaba aparcando (perfect timing!) en la puerta del hostel, así que no hubo problema alguno. Le comenté mi odisea con las libras y me dijo que al día siguiente fuese a una oficina de cambio y que ya entonces le pagase. Sin problema.

DERRY

Aunque el día para visitar Derry en condiciones era el siguiente, no estaba nada cansado y decidí darme un paseo por las murallas de la ciudad, y de paso buscar algún pub en el que tomarme mi primera Guinness. Tras dar una vuelta y ver todos los establecimientos abarrotados, encontré uno bastante recogido llamado The Derby Bar en el que pude disfrutar de una buena cerveza y de música en directo. Por desgracia, no había sitio cerca de los músicos, pero me contenté con escucharlos desde otra sala.

La felicidad por haber vuelto a la isla de Irlanda era inmensa, y volví al hostel deseando que empezase el día siguiente para poder empezar a recorrerla en condiciones.

Derry
DERRY
DERRY
DERRY
DERRY
DERRY
DERRY

Continuará…

9 Comments

  1. El sabor de esa guinness seguro que no fue igualable a ninguna otra posterior. Estoy deseando leer lo que deparó el día siguiente, adoro Irlanda.
    Un saludo

    • Jajaja gracias Carmen, espero poder escribir pronto la continuación

      Todas las Guinness saben estupendamente sobre todo en aquella isla jaja

      ¡Saludos!

  2. Vaya movida con la empresa de alquiler! Yo ya he probado varias, y al final siempre hay algo que te deja con la sensación de que te han querido timar…
    Saludos

  3. Pingback: Alquilar un coche en vacaciones - El Viaje de mi Vida

  4. Irlanda me fascina, pero no conozco Irlanda del Norte, algo que espero “solucionar” algún día, porque tiene muy buena pinta.

  5. Muy interesante tu experiencia, si algún día viajo a Irlanda tendré en cuenta ésta entrada
    Por cierto las fotos son preciosas!
    ¡Un saludo enorme!

Escribe un comentario