Nantucket

Estados Unidos

nantucket-00

Nantucket, la isla de los balleneros

“Nada más ocurrió en la travesía digno de mencionarse, así que después de un hermoso viaje, llegamos sanos y salvos a Nantucket. ¡Nantucket! Sacad el mapa y miradlo. Mirad qué auténtico rincón del mundo ocupa: cómo está ahí, lejos, en altamar, más solitario que el faro de Eddystone. Miradlo: una mera colina y un codo de arena; todo playa, sin respaldo. […] ¿Cómo sorprenderse, entonces, de que los de Nantucket, nacidos en una playa, se hagan a la mar para ganarse la vida? Primero buscaban cangrejos y quahogs en la arena; volviéndose más atrevidos, se metieron por el agua con redes a pescar caballa; más expertos, partieron en barcos a capturar bacalaos; y por fin, lanzando una armada de grandes barcos por el mar, exploraron este acuático mundo, pusieron un incesante cinturón de circunnavegaciones en torno de él, se asomaron al estrecho de Behring, y en todas las épocas y océanos, declararon guerra perpetua a la más poderosa masa animada que ha sobrevivido el Diluvio, la más monstruosa y la más montañosa; ese himalayano mastodonte de agua salada, revestido de tal portento de poder inconsciente, que sus mismos pánicos han de temerse más que sus más valientes y malignos asaltos.”

nantucket-01

Así describía el novelista estadounidense Herman Melville la pequeña isla de Nantucket en uno de los primeros capítulos de su magnum opus: Moby Dick. Lo más curioso es que el bueno de Melville no llegó a visitar Nantucket hasta dos semanas después de ver publicada su obra, y es por este hecho que se le considera el primer turista de la isla.

nantucket-02

En el verano de 2007 leí aquella magnífica aventura, y me fascinó tanto que me prometí visitar algún día la tierra de la que parte para nunca volver el monomaníaco Capitán Ahab. El pasado agosto, ocho años después, pude cumplir al fin aquel sueño.

nantucket-03

Famosa sobre todo por su industria ballenera, activa desde 1712 hasta su declive a partir de mediados del siglo XIX, Nantucket es una pequeña isla al sureste de Boston habitada por unas 10,000 personas. Tiene un área de 120 km² (aproximadamente la quinta parte de Madrid), 14 km de largo y una media de 3 km de ancho. Sus primeros pobladores fueron miembros de la tribu Wampanoag, nativos americanos que habitaban lo que ahora conocemos como Nueva Inglaterra y que bautizaron a la isla como nantocke (la tierra de más allá).

En 1641 aparecieron los primeros colonos ingleses, que en pocos años se hicieron con el control de la isla y le dieron la imagen que ha llegado a nuestros días. Los nativos americanos fueron desapareciendo poco a poco por culpa de las enfermedades transmitidas por los colonos. El último de ellos, Abram Quary, murió en 1855.

nantucket-04
nantucket-05
nantucket-06
nantucket-07

La llegada: Nantucket Memorial Airport

Mi avión salía de Boston, y tras sobrevolar Cape Cod pude verla al fin. Allí estaba Nantucket. Reconocí perfectamente los rincones de su geografía, tras haberme pasado horas estudiando su mapa y buscando la mejor forma de aprovechar aquellos días.

El aeropuerto de Nantucket es el más pequeño que he pisado jamás, con apenas una casita para recibir a los pasajeros. Ni cinta transportadora para las maletas ni nada, te las daban en la mano. Acostumbrado a los grandes aeropuertos de Europa, es algo que me sorprendió bastante, aunque seguro que para más de un viajero veterano esto no es nada del otro mundo.

El taxi que cogí a la salida del aeropuerto me llevó por 12$ a mi alojamiento, a unos 3 km de allí. La taxista, excepcionalmente simpática, no dejó de darme la bienvenida a la isla y se mostró muy sorprendida de que un europeo la hubiese elegido para pasar sus vacaciones (?).

nantucket-08
nantucket-09
nantucket-10
nantucket-11
nantucket-12

The Town of Nantucket

Los habitantes de Nantucket son muy amables y atentos. No es de extrañar que te saluden con un “what’s up, buddy!” o que incluso se paren para preguntarte si va todo bien o si necesitas algo (se ve que olían que no era de allí). Aunque están repartidos por toda la isla en multitud de chalés, se concentran sobre todo en la histórica Town of Nantucket, en la orilla norte. En esta población se encuentran los edificios más importantes, las calles principales y el puerto.

Lo que más me gustó de aquel lugar fue la sensación de estar alejado de cualquier tipo de explotación turística, a pesar de estar en pleno agosto. El albergue no estaba ni a la mitad (!), y por lo que me dijeron yo era el único no estadounidense alojado en él (lo que explicaba en parte la sorpresa de la taxista). Eso ayudó a que durante las 48 horas que pasé en la isla me sentí un habitante de ella, a diferencia de la cercana Martha’s Vineyard que visitaría después y que me causó una sensación contrapuesta.

nantucket-13
nantucket-14
nantucket-15
nantucket-16
nantucket-17
nantucket-18
nantucket-19
nantucket-20

Nantucket Whaling Museum, un museo sobre la caza de ballenas

Hubo un tiempo, allá por el siglo XVIII, en el que los marinos de Nantucket hacían viajes de incluso varios años y llegaban hasta las mismísimas aguas del Pacífico Sur en busca de ballenas, pero poco queda ya en la isla de aquella legendaria industria. Una buena forma de conocer aquel pasado tan interesante como único es visitar el Nantucket Whaling Museum, dedicado en su totalidad a la caza de ballenas.

nantucket-25
nantucket-26

El edificio del museo era en su origen una fábrica de velas, las cuales se realizaban con espermaceti, un líquido muy viscoso que se encuentra en la cabeza de los cachalotes. La maquinaria utlizada en la elaboración de las velas se puede ver en el museo, y es la única del mundo que sigue en su emplazamiento original.

nantucket-27
nantucket-28

Sin duda la estrella del museo es el esqueleto de una ballena de 14 metros que apareció varada en las playas de Nantucket el 1 de enero de 1998. Después de eso, lo que más me impresionó fue la antigua lente de Fresnel de Sankaty Head Light, el faro más oriental de la isla, expuesta en la recepción del museo.

nantucket-29
nantucket-31
nantucket-30

Cuando yo fui tenían una exposición temporal dedicada al Essex, un ballenero de Nantucket atacado y hundido por un cachalote en el Pacífico allá por 1820. Sus veinte marineros vagaron por el mar hasta que fueron rescatados, pero para entonces sólo quedaban ocho, y habían tenido que recurrir al canibalismo para sobrevivir. Esta historia, como seguro os estáis imaginando, inspiró a Herman Melville a la hora de escribir Moby Dick, publicada 31 años después del incidente. También es la historia detrás de la obra ‘En el corazón del mar’ de Nathaniel Philbrick, bastante más cercana a los hechos y que pronto podremos ver adaptada al cine.

nantucket-32
nantucket-33
nantucket-34

En el resto del museo se pueden encontrar multitud de paneles explicativos y objetos relacionados con el pasado ballenero de la isla: pinturas, aparejos de pesca, tallas en marfil… Una colección interesantísima con la que disfruté muchísimo. El elevado precio de la entrada (unos 20$) puede echar para atrás a más de uno, pero creedme, merece la pena.

nantucket-35
nantucket-36
nantucket-37
nantucket-38
nantucket-39
nantucket-40
nantucket-41
nantucket-42
nantucket-43
nantucket-44
nantucket-45

Ah, y no se os olvide visitar la tienda y sobre todo subir a lo más alto del museo. Las vistas de la villa y del puerto molan.

nantucket-46
nantucket-47

Las iglesias de Nantucket

Las iglesias principales de la isla son tres: St Mary’s Our Lady of the Isle, First Congregational Church y St Paul’s Episcopal Church. Yo solo pude entrar en la segunda, que tenía un interior bastante austero y limpio. También te invitaban a subir a lo más alto (pagando, eso si) bajo el llamativo lema ‘on a clear day you can see forever’, pero con el día tan gris que hacía no me merecía mucho la pena.

nantucket-21
nantucket-22
nantucket-23
nantucket-24

Brant Point Light

Brant Point Light es uno de los tres faros de Nantucket, junto a Sankaty Head Light y Great Point Light. El faro actual, que data de 1900, es bastante pequeño (unos 8 m de altura), posee una estructura cónica de madera y se encuentra muy cerca del principal núcleo urbano. Me gustó mucho el ambiente de aquel pequeño rincón atiborrado de familias pescando y rebuscando en la arena inundada de conchas de molusco. A unos 180 m de Brant Point Light se encuentra el antiguo faro, de 1856 y ya en desuso.

nantucket-48
nantucket-49
nantucket-50
nantucket-51
nantucket-52
nantucket-53
nantucket-98

Siasconset & Sankaty Head Light

Siasconset es una antigua aldea de pescadores situada en el extremo oriental de Nantucket, con un distrito histórico muy bonito. Al norte de la aldea se encuentra otro de los faros de la isla, Sankaty Head Light, y muy cerca del faro se pueden ver los enormes taludes de arena de esta parte de la isla. Los taludes están muy protegidos y no se puede andar por ellos, ya que la erosión los está destruyendo poco a poco. Una pena porque es un paisaje precioso.

nantucket-54
nantucket-55
nantucket-56
nantucket-57

Great Point Light

El último de los tres faros de la isla se encuentra en su extremo septentrional, muy apartado de la civilización (e incluso de las carreteras), y para llegar a él hay que andar varios kilómetros por la arena. Me quedé con las ganas de hacer esta pequeña excursión, pero el mal tiempo hizo que me tuviese que conformar con verlo desde el avión. Bueno, ya volveré.

nantucket-58

Una librería: Mitchell’s Book Corner

En cualquiera de mis viajes suelo prestar especial atención a las librerías, y es por eso que me gustaría inaugurar esta pequeña sección. En el caso de Nantucket, solo hay dos, pero me quedo sin duda con Mitchell’s Book Corner, sita en Main St (la calle principal de la villa de Nantucket). Esta librería tiene una gran variedad, tanto en géneros como en ejemplares, pero lo más fascinante es la gigantesca sección dedicada al mar y a la historia de Nantucket.

nantucket-59
nantucket-60

El alojamiento en Nantucket

El albergue más económico de Nantucket pertenece a la red Hostelling International y se encuentra muy cerca de Surfside Beach, la que para muchos es la mejor playa de la isla (sobre todo al atardecer). Es un lugar muy familiar y acogedor, y sus propietarios te tratan como si fueses de la familia, organizando barbacoas y juegos de mesa en el jardín e invitando a cualquiera que pase por allí. De los mejores sitios en los que me he hospedado nunca, y una manera estupenda de vivir de cerca la hospitalidad de la isla.

nantucket-61
nantucket-62
nantucket-63
nantucket-64
nantucket-65
nantucket-66

Moverse por Nantucket

Nantucket, aparte de los taxis, tiene una red de autobuses puntual y barata que llega a prácticamente a todas las partes de la isla a las que se puede acceder en coche. Aquí pongo la página web y el mapa con todas las líneas.

Sin embargo, mi recomendación personal es alquilar una bici. Yo lo hice y fue una gran experiencia a pesar de que el tiempo no acompañó, y es que los paisajes de la isla se disfrutan a cada pedalada. Además, hay un carril bici que conecta las localizaciones principales, y está muy bien señalizado. Hay varios servicios, pero yo me decanté por Easy Riders Bicycles. Os la llevan a vuestro alojamiento si llamáis por teléfono.

Ah, por cierto. Si os hartáis de la bici o empieza a llover y estáis en la otra punta de la isla, los autobuses llevan un sistema de transporte en el exterior para dos bicicletas. Así que ya sabéis, no hay excusa.

nantucket-67
nantucket-68
nantucket-69
nantucket-99

Comer en Nantucket

La comida tradicional de Nantucket incluye sobre todo quahogs, una variedad de almeja muy común en esta zona (¿algún fan de Family Guy en la sala?). Sin embargo, probar este tipo de cocina puede salir muy caro ya que el nivel vida de la isla es bastante elevado (y según algunas páginas, en la mayoría de los casos no siempre el inflado precio de los platos es sinónimo de calidad).

Para una isla tan pequeña, resulta increíble la ingente cantidad de restaurantes que posee (unos 133 según TripAdvisor), por lo que elegir y acertar puede resultar complicado. Yo al final opté por ir a un par de locales un poco más baratos: Lola Burger, en donde probé una de las mejores hamburguesas que he comido nunca, y Easy Street Cantina, un restaurante de comida rápida muy cerca del puerto.

nantucket-70
nantucket-71
nantucket-72

Rumbo a Martha’s Vineyard

La otra de las islas de Massachusetts que visité en aquel viaje, Martha’s Vineyard, está a apenas una hora en barco de Nantucket. Solo hay una empresa que lleve este trayecto (unos 35$), y es imposible realizar la ida y la vuelta en un mismo día. La página es la siguiente:

nantucket-73
nantucket-74
nantucket-75
nantucket-76
nantucket-77

The Little Grey Lady of the Sea

Aquel trayecto resultó una bonita despedida. Y es que Nantucket fue, en la mayoría de los sentidos, una grandísima experiencia viajera. Un sueño cumplido que superó con creces cualquier expectativa, y probablemente los días de mayor desconexión de todas mis vacaciones. ¿Queréis saber por qué su apodo es ‘La Señorita Gris del Mar’? Así es como se “veía” desde el barco al poco de habernos alejado. Inolvidable.

nantucket-78

Mapa de Nantucket

Para terminar, dejo un mapa de la isla con todos los lugares de los que he hablado en la entrada. Espero que os ayude a preparar vuestra futura visita.

16 Comments

  1. Solo un friki pondría en su lista este destino!! después de todo su sorpresa me dala razón jajaja
    Pero parece un lugar muy acogedor en el que pasar unos días con visitas en plan “relax”.
    Me ha gustado descubrirla!

    • Jajajaja esa es buena Vero xD

      Pues Martha’s Vineyard es más friki todavía… Mi único motivo para ir fue que allí se rodó Tiburón

      ¡Espero que vayáis algún día!

      Un abrazo.

  2. Me ha encantado esta entrada. Un lugar precioso y especial para perderse. Enhorabuena por las fotos una vez más.

  3. Ana María Castillo Nov 15, 2015, 21:26

    Maravilloso todo

  4. Teresa Lorenzo Nov 16, 2015, 10:48

    amigo Joaquin como siempre me has sorprendido. No conocía que existía esta isla y te aseguro que después de leer tu post, algún día la conoceré. Gracias por todo.

    • ¡Gracias a ti Teresa! Siempre me alegra leer comentarios así. Esa era precisamente la intención de mi entrada. Espero que cuando vayas me lo cuentes.

      Un abrazo.

  5. Me ha gustado mucho y la razón es clara: con su lectura me has inducido de nuevo a explorar. Las fotos maravillosas. Enhorabuena!!!

  6. Salatiel de la cruz A. Apr 15, 2018, 04:21

    Muy hermosa.la isla ya tube el gusto de conocerla

  7. ¡Me ha encantado el artículo! Sin duda, Nantucket es un buen lugar para olvidarse del ajetreo que se suele vivir en las ciudades.
    Precisamente, estoy realizando un trabajo de investigación antes de terminar el bachillerato, en el cual hablo sobre Herman Melville, la historia del Essex y cómo es Nantucket actualmente. Por eso, me gustaría saber si sería posible utilizar alguna de tus fotografías para el trabajo.

    Gracias

    • Hola Paula. ¡Muchas gracias por tu comentario! Me parece muy interesante el trabajo que estás haciendo. Si cuando lo acabes quieres compartirlo conmigo, me gustaría leerlo.

      Como entiendo que es una actividad sin ánimo de lucro, tienes mi permiso para usar mis fotografías, no hay problema con eso, pero te agradezco enormemente que me hayas pedido permiso antes de hacerlo. Y si quieres saber algo más sobre mi pequeña experiencia allí, estaré encantando de responder a cualquier pregunta.

      Espero que algún día puedas conocer la isla en persona.

      Un saludo,
      Joaquín

      • ¡Muchísimas gracias! Por supuesto te mencionaré al pie de las imágenes. No me importará pasarte una copia del trabajo, cuenta con ello, aunque tardaré un tiempo porque debo presentarlo en diciembre.

        Te agradezco mucho que te ofrezcas a explicarme más detalladamente tu viaje, la verdad es que me gustaría que me contaras más acerca de la exposición temporal sobre el Essex, por ejemplo, qué impresiones tuviste y qué viste allí. Te dejo mi correo por si te resulta más cómodo explicármelo por privado: run.inthe.forest@gmail.com

        Gracias de nuevo y que pases un buen día.

  8. Miguel Otalora Aug 28, 2018, 09:34

    Me parece maravilloso. Estoy leyendo Moby Dyck y al buscar Natucket, he encontrado tu magnífico artículo. Me han entrado ganas locas de ir, otra cosa es que pueda permitirmelo

    • Gracias por tu comentario Miguel. Es relativamente fácil llegar a la isla desde Boston o Nueva York. Si en el futuro haces algún viaje a la Costa Este de EEUU, te recomiendo reservar dos o tres días para Nantucket, merece la pena. ¡Saludos!

Escribe un comentario