Japón

Sengaku-ji Tōkyō

Japón

sengaku-ji00

Sengaku-ji y la leyenda de los 47 rōnin

La venganza de los 47 rōnin, probablemente uno de los eventos más conocidos de la historia japonesa fuera de las fronteras de este país, tuvo lugar entre 1701 y 1703, época en la que Japón estaba gobernado por señores feudales o daimyō (大名). La repercursión de esta historia fue tal que desde entonces se han escrito miles de relatos y piezas teatrales que la narran (de forma más o menos fidedigna dependiendo del caso, véase la peli 47 ronin protagonizada por Keanu Reeves...) y el conjunto de toda esta obra es conocido como Chūshingura (忠臣蔵, el tesoro de los leales vasallos).

Cuenta la historia que Asano Naganori (浅野 長矩), señor feudal del dominio de Akō (赤穂), fue designado por el shōgun para entretener a los emisarios imperiales que visitarían el Castillo de Edo desde Kyōto. El maestro de ceremonias del castillo, llamado Kira Yoshihisa (吉良 義央), estaba muy acostumbrado a los sobornos y a los regalos, lo que entró en conflicto con la personalidad de Asano, firme seguidor del confucianismo y poco acostumbrado a los favoritismos de la corte.

Leer más (...)

Sensō-ji Tōkyō

Japón

senso-ji-00

Sensō-ji, el templo budista más antiguo de Tōkyō

Durante siglos Sensō-ji fue el epicentro del desarrollo cultural de la antigua ciudad de Edo, la actual Tōkyō,y hoy en día constituye un excelente enclave del Japón más tradicional dentro de una de las ciudades más modernas y tecnológicas del mundo. Para mi fue un antes y un después en aquel viaje y uno de mis destinos soñados. Fue a Tōkyō lo que Fushimi Inari fue a Kyōto. Pero antes de entrar en él hablemos de Asakusa, su ubicación.

Leer más (...)

Arashiyama Kyōto

Japón

arashiyama-00

Arashiyama y el bosque de bambú

Arashiyama (嵐山) significa, literalmente, la Montaña de la Tempestad, y es el nombre que reciben tanto uno de los pequeños montes que dominan el oeste de Kyoto como el distrito que lo rodea. Nosotros llegamos en tren, y nada más salir de la estación de Saga-Arashiyama ya nos invadió el ambiente de la zona. Una atmósfera de turisteo absoluto fruto sobre todo de los grandes atractivos del lugar: el bosque de bambú (Chikurin-no-Michi), los ríos Ōi-gawa (大堰川) y Katsura-gawa (桂川) y sobre todo las vistas que se tienen del monte Arashiyama desde el parque Kameyama-kōen, que encima en esa época del año deslumbraba más de lo habitual gracias al florecimiento de los cerezos. El distrito también consta de multitud de templos y santuarios, pero ya llevábamos demasiados encima y los dejamos para otra ocasión.

Leer más (...)

Kinkaku-ji Kyōto

Japón

kinkaku-ji-00


Martes, 31 de marzo de 2015


Nuestro tercer y último día en Kyōto... Teníamos claro lo que queríamos ver: Kinkaku-ji y Arashiyama, ambas localizadas en la parte oeste de la ciudad. Optamos por el camino fácil y fuimos andando a la estación central de Kyōto a dejar nuestras maletas y de paso coger algún autobús que nos llevase a la primera. Por una metedura de pata cogimos el que no era y terminamos al sur de la estación, pero en una parada en la que se podía coger el que llevaba directamente a Kinkaku-ji (el 101 o el 205, no me acuerdo), algo es algo...

Kinkaku-ji (金閣寺) | El Templo del Pabellón Dorado


El verdadero nombre de este recinto es Rokuon-ji (鹿苑寺, lit. el Templo del Jardín de los Ciervos), pero todo el mundo lo conoce como Kinkaku-ji por "culpa" de su edificio principal. Pagamos los 400円 que cuesta la entrada y, tras recorrer un sendero plagado de turistas como nosotros, nos pegamos de bruces con el pabellón que da nombre al templo.

Leer más (...)

Ōsaka. Nipponbashi, Den-Den Town y Dōtonbori

Japón

大阪 ŌSAKA - 道頓堀 Dōtonbori

Lunes, 30 de marzo de 2015


Si habéis llegado aquí siguiendo la narración del viaje, sé lo que estáis pensando... ¿Fushimi Inari, Nara y Ōsaka el mismo día?

Pues sí. Y nos salió bastante bien la jugada, todo hay que admitirlo. Al fin y al cabo, un viaje de 8 días a Japón no puede dar para mucho, pero el tiempo que tuvimos lo exprimimos al máximo y este día fue el ejemplo más claro de ello. De Ōsaka apenas nos quedamos con una pequeña impresión, ya que dedicarle sólo tres horas a la tercera ciudad más poblada de Japón es demasiado poco, pero mereció la pena.

Leer más (...)

Menu Title
%d bloggers like this: