Japón

Tōkyō-wan Kannon

Japón

tokyo-wan-kannon-00

Kannon de la bahía de Tokio, Japón

Debían ser las 4 de la tarde cuando llegué a la remota estación de Sanukimachi, a unas dos horas en tren de Tokio en dirección al sudeste. Me encontraba en la periferia de la ciudad de Futtsu, y desde el primer cambio de tren (creo que tuve que hacer tres para llegar hasta allí) ya tuve la sensación de que por esa parte de Japón no tenía que pasar mucho extranjero de forma habitual. Uno de los cambios fue algo complicado, pero una señora (¡y sus tres hijos!) hicieron lo imposible por ayudarme. El caso es que al final aterricé en aquella parada, me bajé del tren (nadie más lo hizo), atravesé el minimalista control de salida y llegué a... a ninguna parte, aparentemente. A un lado tenía un salón de pachinko abandonado y destartalado (seguro que había vivido mejores momentos) y al otro una escueta urbanización bastante diferente de lo que acostumbraba a ver en Japón, pero mirara donde mirara ni rastro de mi objetivo.

Leer más (...)

Ushiku Daibutsu

Japón

gran-buda-ushiku-00

Gran Buda de Ushiku, Japón

Una excursión desde Tokio que se suele pasar por alto es la visita al Gran Buda de Ushiku —Ushiku Daibutsu (牛久大仏)—, una de las mayores estatuas del mundo (de hecho, mantuvo el récord desde su construcción en 1992 hasta 2002). Se trata de una estatua de Amitābha, o Amida, uno de los budas celestiales, realizada en bronce y con una altura total de 100 m (120 m si se cuenta el pedestal en forma de flor de loto). La estatua se encuentra entre las localidades de Ushiku y Ami, unos 50 km al noreste de la capital de Japón.

Tuve la oportunidad de visitar el Gran Buda de Ushiku en el año 2017, durante mi tercera visita a Tokio. Ya empezaba a conocer bien la ciudad, así que decidí dedicar un día a hacer esta excursión que tenía pendiente desde hacía tiempo. Lo cierto es que la visita al Buda está más preparada para los japoneses; me dio la impresión de que es uno de esos lugares en los que no esperan recibir muchos turistas extranjeros, y está sobre todo habilitado para los visitantes que lleguen en coche. Aunque algo más complicado, también se puede ir en transporte público; yo tomé la JR Joban Line desde Tokio en dirección Katsuta (se puede coger en las estaciones de Ueno y Nippori), y paré en la localidad de Ushiku. El Buda no está en el pueblo sino en las afueras, pero hay un autobús que sale desde la estación de tren y deja cerca del Buda. Entre semana es más complicado (yo fui un viernes) ya que el bus tiene un horario muy limitado, y a veces hay hasta cuatro horas de intervalo entre una salida y la siguiente.

Leer más (...)

· 1 comentario


Sengaku-ji Tōkyō

Japón

sengaku-ji00

Sengaku-ji y la leyenda de los 47 rōnin

La venganza de los 47 rōnin, probablemente uno de los eventos más conocidos de la historia japonesa fuera de las fronteras de este país, tuvo lugar entre 1701 y 1703, época en la que Japón estaba gobernado por señores feudales o daimyō (大名). La repercursión de esta historia fue tal que desde entonces se han escrito miles de relatos y piezas teatrales que la narran (de forma más o menos fidedigna dependiendo del caso, véase la peli 47 ronin protagonizada por Keanu Reeves...) y el conjunto de toda esta obra es conocido como Chūshingura (忠臣蔵, el tesoro de los leales vasallos).

Cuenta la historia que Asano Naganori (浅野 長矩), señor feudal del dominio de Akō (赤穂), fue designado por el shōgun para entretener a los emisarios imperiales que visitarían el Castillo de Edo desde Kyōto. El maestro de ceremonias del castillo, llamado Kira Yoshihisa (吉良 義央), estaba muy acostumbrado a los sobornos y a los regalos, lo que entró en conflicto con la personalidad de Asano, firme seguidor del confucianismo y poco acostumbrado a los favoritismos de la corte.

Leer más (...)

Sensō-ji Tōkyō

Japón

senso-ji-00

Sensō-ji, el templo budista más antiguo de Tōkyō

Durante siglos Sensō-ji fue el epicentro del desarrollo cultural de la antigua ciudad de Edo, la actual Tōkyō,y hoy en día constituye un excelente enclave del Japón más tradicional dentro de una de las ciudades más modernas y tecnológicas del mundo. Para mi fue un antes y un después en aquel viaje y uno de mis destinos soñados. Fue a Tōkyō lo que Fushimi Inari fue a Kyōto. Pero antes de entrar en él hablemos de Asakusa, su ubicación.

Leer más (...)

Arashiyama Kyōto

Japón

arashiyama-00

Arashiyama y el bosque de bambú

Arashiyama (嵐山) significa, literalmente, la Montaña de la Tempestad, y es el nombre que reciben tanto uno de los pequeños montes que dominan el oeste de Kyoto como el distrito que lo rodea. Nosotros llegamos en tren, y nada más salir de la estación de Saga-Arashiyama ya nos invadió el ambiente de la zona. Una atmósfera de turisteo absoluto fruto sobre todo de los grandes atractivos del lugar: el bosque de bambú (Chikurin-no-Michi), los ríos Ōi-gawa (大堰川) y Katsura-gawa (桂川) y sobre todo las vistas que se tienen del monte Arashiyama desde el parque Kameyama-kōen, que encima en esa época del año deslumbraba más de lo habitual gracias al florecimiento de los cerezos. El distrito también consta de multitud de templos y santuarios, pero ya llevábamos demasiados encima y los dejamos para otra ocasión.

Leer más (...)

© Joaquín Ossorio Castillo

Menu Title